La adultización de los niños deriva en violencia

Según el observatorio de Coaching Club para la lucha contra el bullying, los padres tenemos mucho que ver en la actitud y carácter de los más jóvenes respecto a las acciones de bullying

En la redacción de TUMINIYO estamos muy sensibilizados con los casos de violencia que tienen a niños como protagonistas. Nos preocupa la violencia, el acoso, el bullying….

Pues bien, según el observatorio de Coaching Club para la lucha contra el bullying, los padres tenemos mucho que ver en la actitud y carácter de los más jóvenes respecto a las acciones de bullying.

Verónica Rodríguez Orellana, terapeuta y Directora de Coaching Club hace un paralelismo muy claro. “¿Qué tiene en común la reacción de las adolescentes que dejan de lado a una compañera “por ser guapa”, los fenómenos de bullying y la violencia creciente y sin freno del hombre contra la mujer, con la “adultización ” de los niños y adolescentes, con la aceleración de la maduración cerebral de los bebés y, con la cantidad de niños genios que hay en el mundo?

Adolescentes vulnerables

Cada vez es mayor la cantidad de niños cada vez más pequeños medicados después de ser diagnosticados con nuevas sintomatologías psíquicas. Hablamos de dificultades de concentración e hiperactividad, el mutismo selectivo, las conductas negativistas y desafiantes, las conductas compulsivas y obsesivas. Toda esta realidad tiene conexión con la vulnerabilidad de los adolescentes que se fugan de su hogar, comienzan juegos extraños que acaban con sus vidas como el conocido de “la ballena azul” o que se suicidan por situaciones de bullying”, explica la terapeuta.

La actitud de los padres afectan directamente en los trastornos más habituales de hoy en día de los niños. Esto se traduce en los rasgos de violencia, de precocidad y extraordinaria capacidad intelectual y de comprensión. Pero también de fanatismo, de dificultad de percibir, aceptar e integrar al otro como alguien diferente, de incapacidad para tolerar la frustración, de hiperexigencia, de falta de represión y límites, de extrema vulnerabilidad.

¿Qué entendemos por adultización?

La adultización se define como un cambio en las características de la primera identificación del niño con sus padres. Ahora el niño se mimetiza masivamente con sus padres. Se confunde con ellos, con su lugar y con sus historias. Los copia como si estuviera frente a un espejo sin que interfiera el proceso de represión que existía hasta hace medio siglo”, explica Verónica Rodríguez Orellana.

En las sesiones de Coaching Club se habla de la dificultad que encuentran los padres para contener a sus hijos. Conflicto que efectivamente existe y está sumamente extendido. Aún así todavía no se conoce hasta qué punto ha cambiado la mente de los niños en general. Tampoco en qué aspectos es diferente la subjetividad actual respecto al modelo de niño conocido.

Niños adultos

Según la terapeuta Rodríguez Orellana, “Ya no se trata de identificarse con algunos rasgos de los padres como siempre ocurrió, sino también de mimetizarse masivamente con ellos, con su lugar y sus historias. Por eso se ha perdido el carácter lúdico de imitación que siempre existió. El niño ya no juega a ser un adulto sino que cree ser un adulto, se confunde con el adulto. Esto no se advierte solamente en la forma de hablar, pensar y actuar adultizada de los niños. Les afecta en otros aspectos como en la autoexigencia o sobreexigencia desmedida con que se juzgan a sí mismos. También a los demás. Las reacciones ante otras personas o circustancias y especialmente a la insistencia del adulto, ya que se sienten desvalorizados o humillados en su posición. Estos niños llegan a sufrir intolerancia a la frustración, ya que deberían poderlo hacer todo lo que hace un adulto. Y eso a pesar de tratarse de niños de entre 6 y 15 años. Esto provoca reacciones de violencia llegando a los casos de Bullying o violencia con los padres y otros adultos.”

Con este fenómeno de la adultización, no se perciben con claridad las diferencias. Se trata a las personas como si fueran todos adultos, con las múltiples consecuencias que esta falta de individualización generan. Especialmente en el desencadenamiento de reacciones de violencia como las que aparecen cada vez más contra las mujeres. Sobre todo, en parejas jóvenes. O en los últimos sucesos  dónde padres-adultos no les tiembla el pulso a la hora de pelearse con un árbitro de fútbol o el entrenador de su hijos.

FUENTE: COACHING CLUB

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*