Las farmacias nos ayudan a controlar el peso y salud de nuestros hijos e hijas

El Consejo Andaluz de Colegios de Oficiales de Farmacéuticos ha puesto en marcha una campaña para detectar problemas sobrepeso y obesidad infantil

A menudo hemos hablado en TUMINIYO del sobrepeso y la obesidad infantil. Es un tema que nos preocupa mucho y debería preocupar a todos los padres y madres. Por eso hoy nos hacemos eco de una campaña muy especial impulsada por el Consejo Andaluz de Colegios de Oficiales de Farmacéuticos.

Peso y salud infantil en la Oficina de Farmacia

El consejo andaluz ha puesto en marcha una iniciativa que lleva por nombre ‘Peso y Salud infantil en la Oficina de Farmacia’. Una acción que llega a todas las farmacias almerienses a las del resto de nuestra Comunidad Autónoma.

El objetivo es bien sencillo:  detectar alteraciones del peso infantil (bajo peso, sobrepeso y obesidad) y fomentar estilos de vida saludables entre la población infantil. La campaña va dirigida a niños y niñas con edades comprendidas entre los 5 y los 14 años. A estos niños se les podrán mediciones de peso y altura con el fin de valorar si se encuentran en un peso saludable.

El colectivo de Oficiales Farmacéuticos quiere invitar a los niños y niñas en ese rango de edades a pasar por las farmacias. Pero también a padres, madres, abuelos. Nosotros somos los responsables de llevar a los niños a la farmacia y pedir que les pesen y les midan. Es algo muy simple y los datos de esas mediciones pueden decirnos mucho sobre su estado de salud.

Una prueba gratuita pero que puede aportar mucho

Las pruebas son gratuitas y los padres recibirán por escrito información sobre el peso y la talla de sus hijos. También recibirán recomendaciones sobre hábitos saludables en cuanto a alimentación y ejercicio. El fin merece la pena: que los niños disfruten de una infancia saludable y gocen de buena salud durante su etapa adulta.

El Colegio también ha formado a los profesionales farmacéuticos andaluces. Les ha proporcionado herramientas adecuadas para promocionar hábitos más saludables entre los menores y ayudarles a prevenir problemas de salud.

Y es que una incorrecta alimentación condiciona el normal desarrollo físico e intelectual del menor. En caso de exceso de peso, favorecería la aparición de diabetes, hipertensión arterial, trastornos del sueño o problemas psicológicos.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*